martes, 10 de abril de 2012

Crítica 'Los juegos del hambre': La suerte está de nuestro lado


Vamos a dejarlo claro desde el principio. Para amantes y detractores de la saga vampírica: Los juegos del hambre NO es Crepúsculo. No vayáis esperando encontrar un amor barato, ñoño y adolescente en esta saga. Cuando leí hace un par de meses que la película aspiraba a ser el nuevo Crepúsculo mi sentido arácnido se puso en alerta (y eso que no tengo). Visto el trailer (que, personalmente, no me inspiraba mucha confianza), y con esa comparación, mi interés por el filme decayó bastante. Sin embargo, poco después me enteré un poco más a fondo de la sinopsis y, entonces, volví a sentir cierto interés. Al fin y a cabo, una historia que obliga a veinte jóvenes a enfrentarse hasta la muerte puede ser digno de ver. Y luego llegaron las primeras críticas en Estados Unidos, bastante buenas todas ellas. Así que cuando se apagaron las luces en la sala de cine y vi aparecer el logotipo de Lionsgate, estudio detrás del filme, no tenía muy claro si iba a aburrirme miserablemente o dejarme llevar por un gran producto de entretenimiento.

Distribuida por Warner Bros, la adaptación cinematográfica de la famosa saga de novelas juveniles, escrita por Suzanne Collins, se estrenará el veinte de abril en España,. En su primera entrega Los juegos del hambre nos muestra un mundo distópico donde los Estados Unidos han sido devastados tras varias guerras, convirtiéndose en una nueva nación llamada Panem, un estado donde reina la pobreza. El Capitolio maneja con mano de hierro al pueblo y tras derrotar al último bastión rebelde, cada año se escoge a dos representantes de cada distrito del país (chico y chica) para participar en un macabro juego: serán obligados a sobrevivir enfrentados entre ellos en un estadio, mientras se emite por televisión para todo el mundo. Sólo debe quedar un único superviviente. La joven Katniss Everdeen (Jennifer Lawrence, X-Men: Primera generación), arriesga su vida a diario, tratando de buscar comida en el bosque, para alimentar a su madre enferma y a su padre. Su mejor amigo, Gale Hawthorne (Liam Hemsworth, La última canción), la ayuda en esta arriesgada tarea. Se acerca la fecha del sorteo y ambos tienen muchas papeletas para entrar a formar parte de los macabros Juegos del Hambre.

La premisa, por tanto, es una especie de Battle Royale en la que a uno se le vienen a la mente influencias históricas de la alemania nazi, Gladiador en la trama de esos modernos gladiadores o incluso alguna de las aventuras de Harry Potter. Cuando el guión arranca la parte de triángulo amoroso uno no puede por menos que ver venirse encima una relación al estilo Crepúsculo. Por suerte, el guión no esta interesado en los amores y desamores de estos jóvenes y utliza la relación como catalizador de otros sucesos que hagan avanzar la trama.

Asi nos encontramos con una protagonista fuerte, que toma partido y con sus decisiones hace avanzar la trama. Una mujer luchadora, valiente, decidida, consciente y, a diferencia de otros personajes cinematográficos, sin perder un mínimo de feminidad. No estamos ante la típica damisela en apuros, esperando ser rescatada, pero tampoco ante una máquina infalible de matar. Algo que, dada la regla de los Juegos del Hambre al mas puro estilo de Los inmortales ("sólo puede quedar uno"), bien podría haber sido el caso. Jennifer Lawrence está ante el papel de su vida, un personaje que le impedirá tomarse un café en el centro de Londres sin ser reconocida, como tanto le gustaba hacer entonces. Porque este papel es de los que cambian la vida, por la repercusión fan que la trilogía conlleva.

A su alrededor figuran una heterogenea mezcla de secundarios de toda índole. Desde Stanley Tucci como maestro de ceremonias en los juegos, hasta Lenny Kravitz como principal apoyo de la protagonista fuera del reciento donde luchan los jóvenes, pasando por Elisabeth Banks como enlace entre el Capitolio y los distritos o Woody Harrelson como antiguo ganador y mentor de la protagonista, superviviente de la violencia que pueden alcanzar los juegos. 

Y esa era una de las principales preocupaciones en cuanto al filme. ¿Iban a mostrar toda la violencia que relataba la novela?  Al final, han optado por no mostrar de forma explícita la sangre, "para no distraer el centro de antención de la protagonista y por lo que está pasando". Para ello, han hecho uso de una planificación cámara en mano y un montaje muy rápido, de forma que no sólo evitan mostrar de forma clara la violencia sino que también otorgan un ritmo narrativo sin descanso. Y es efectivo, puesto que las cerca de dos horas y media de metraje se pasan volando.

Si encontramos algún "pero" a la película sería en su apartado visual, en el que los efectos digitales son un poco pobres (especialmente en el momento "chica de fuego", que pierde cierto efecto dramático por ese motivo). Desde luego, convertirse en el tercer estreno más taquillero de la historia asegura no sólo la producción y rodaje de las dos películas que cerrarían la trilogía, sino una mayor dote presupuestaria con la que mejorar estos pequeños defectos. La música, sin embargo, obra de James Newton Howard, funciona a la perfección, encajando tanto en los momentos espectaculares con potentes fanfarrias instrumentales como en suaves melodías en momentos más personales.

Tampoco nos engañemos. No alcanza cotas de grandeza, pero al menos es un entretenimiento de primera, con un guión bastante solido y unos personajes con conflictos y cosas que decir. Ya es mas de lo que muchas otras producciones han conseguido.

7 comentarios:

Alberto Vicente dijo...

Ojalá los americanos tuvieran las narices de hacer un remake decente de Battle Royale, pero son demasiado puritanos para eso. En su lugar nos tenemos que conformar con esta versión dulcificada. La veré de todas formas, por la curiosidad. ¿Me recomiendas el libro?

Diego Sánchez dijo...

No he leido el libro, asi que no te se decir si está bien o no, pero parece que es mas violento que la película. Un reamke de Battle Royale? Bueno, podriía molar, pero es como Martyrs, si lo hacen, la suavizarán.

F dijo...

He leido los tres libros de la saga, los leí hace dos años y aún no me he podido quitar del cuerpo la pasión que sentí al leerlos. Los he recomendado a todos mis amigos y familiares y consiguieron sentir lo mismo a través de la protagonista. He leido mucho, leo aproximadamente 50 libros al año. Y no me da miedo admitir que esta es la mejor saga de libros que he tenido en mis manos. La recomiendo 100%.
A ver que tal la película..

LameloiDe dijo...

xD sinceramente porque la gente quiere presumir que lee miles de libros al año ??? han de ser condoritos y libro vaqueros xP

F dijo...

No pretendo discutir, pero encuentro tu comentario bastante fuera de lugar. COn el comentario quería afirmar que sé de que hablo cuando se trata de literatura, he leido variedad de libros de diferentes temáticas y puedo afirmar que es una gran saga que vale la pena leer. No soy ningún experto ni ningún crítico, simplemente me ha parecido adecuado recomendar la saga a los anteriores bloggeros, adjuntando un pequeño dato.

Lucas Garcia dijo...

Hola veran no queria molestarlo pero es que acabo de hacer un blog y no se como se usa ni nada alguien me podria ayudar? GRACIAS ;D

Juan Roures dijo...

Interesante artículo, especialmente por las referencias cinéfilas. No soporto que la gente compare Los juegos del hambre con Crepúsculo solo por el "trío amoroso", la verdad. Dediqué un artículo a compararla con Battle Royale, que sí merece comparativa: http://laestaciondelfotogramaperdido.blogspot.com.es/2012/11/los-juegos-del-hambre-vs-battle-royale.html por si te interesa. Saludos!